Cenotes

La Península de Yucatán cuenta con un sin fin de atractivos: hermosas playas, paisajes, cultura, fauna, gastronomía y actividades recreativas de todo tipo. Pero hay algo que la distingue de todos los atractivos de México y que no encontrarás en otro lugar. Los Cenotes.

La palabra Cenote proviene de tz’onot, que en maya significa “depósito de agua”, “pozo” o “abismo”. Los cenotes eran sitios sagrados donde los antiguos mayas contactaban con los dioses. Estas maravillas naturales fueron creadas por depresiones geológicas, con el tiempo se fueron llenando de agua y conectándose por túneles subterráneos.

Hoy en día son un atractivo representativo de la zona, la postal perfecta para nadar, relajarse, sumergirse en sus aguas donde se puede apreciar las enormes piedras del fondo, que conducen a cavernas y rutas y  que invitan a explorarlas con buceo libre o profesional.

Actualmente se han identificado más de 150 ríos subterráneos tan sólo en Quintana Roo y que conforman a los demás que están en la Península de Yucatán.

Investigadores de Austria y de la Universidad Técnica de Dinamarca (UTD),  han identificado más de mil 200 kilómetros en la Península de Yucatán que a su vez representan la unidad de ríos subterráneos más grandes del mundo.

Lo primero que debes de hacer para conocer un cenote es identificar cuál es el que más te interesa conocer y trasladarte en automóvil a cada de uno de ellos. Será una decisión difícil por la gran cantidad de cenotes que hay en los estados de Yucatan, Campeche y Quintana Roo.

En nuestro siguiente publicación te mostraremos una lista de los Cenotes más interesantes y una guía con recomendaciones para que puedas conocerlos de la manera más práctica y menos costosa.